Las 3 claves del “proyecto de país” de Yolanda Díaz

Entre los objetivos de Yolanda Díaz para el proyecto país, está activar un mecanismo de escucha para saber los intereses de la ciudadanía.

En la actualidad española, el salario mínimo vuelve a generar tensión al máximo nivel en el Gobierno de coalición, y de nuevo permanecerá estancado por falta de consenso entre los representantes.

La situación es políticamente compleja, más aún después de meses llenos de tensiones internas y las notables distancias que tienen las autoridades respecto a sus posturas en diversos temas.

Por ello, queda a manos de Yolanda Díaz, la figura más factible para liderar la izquierda y unir fuerzas con el objetivo de consolidarse como el sector de mayor ímpetu.

En teoría, la mesa está acotada a la búsqueda de “una resolución del conflicto político“, tal y como acordaron los dos socios que conforman el gobierno, pero está siendo una odisea lograr acuerdos.

Aunque distintas fuentes dentro del partido apuntan que la vicepresidenta se comprometió con los socios del PSOE a solucionar todas las disputas a puerta cerrada y en el Parlamento.

No obstante, esto ha dado un repentino giro con su declaración de levantar un proyecto de “escucha” para conocer los intereses y propuestas de la ciudadanía. Implica salir a la calle y llamar a la movilización, que tanto han venido reclamando desde la proyección de su liderazgo auténtico.

Por otro lado, la Ministra de Trabajo insistió nuevamente que no está pensando en su candidatura a la Presidencia del Gobierno.

Más bien, tomó la oportunidad que le tendió su discurso para avanzar que “desde ya” va a trabajar “para levantar un proyecto de país para los próximos 10 años“.

Yolanda Díaz en los próximos días comenzará a activar un proceso de escucha activa intensiva, con el objetivo de avanzar en los grandes retos que España tiene por delante.

Se acabó el tiempo de que los gobernantes no escuchen. Desde ya me pongo a escuchar y no para una candidatura“, ha asegurado.

Reorganización de otros espacios

El debate sobre la utilidad de Unidas Podemos como socio de Gobierno vuelve estos días a saltar a la palestra.

Entre los críticos siguen advirtiendo que “el partido tiene que estar en la calle con los ciudadanos” para satisfacer plenamente las demandas que vayan canalizando. Por consiguiente, la reorganización del espacio político a la izquierda del PSOE tras la salida de Iglesias es una de las claves del nuevo curso, y ya se aprecia por dónde va ese camino.

El fundador y primer secretario general de Unidas Podemos nominó en su salida como candidata a Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda del Gobierno.

Al mismo tiempo en el que Díaz daba su anuncio, Pablo Iglesias apareció para advertir de que ve posible un Gobierno de PP y Vox. En segundo lugar, teorizó que para es necesario que “las izquierdas acuerden una hoja de ruta común en la negociación con los socialistas”.

Puntos claves del proyecto en ascenso de Yolanda Díaz

Su primer propósito para dar forma a ese “proyecto de país”, según fuentes de su entorno, de personas diversas del progresismo y sectores profesionales por todo el país.

Trabajo y medio ambiente serán las ideas principales a discutir en la construcción de la nueva agenda.

El reto de la vicepresidenta, si decide encabezar la futura candidatura, es aglutinar todo lo que existe más allá del PSOE bajo un mismo paraguas electoral.

Y para ello es necesario evitar fugas de apoyos que merman la unidad, como el partido de Íñigo Errejón, Más País, o marcas regionalistas como Compromís. Sobre este último, la Ministra de Trabajo ya ha dado un paso importante que políticamente deja un paso atrás a Errejón.

Yolanda Díaz ha emplazado con la vicepresidenta de la Generalitat Mónica Oltra (líder de Compromís), con el objetivo de “reconstruir el país social, económica y emocionalmente“. Ambas han explicado que lo importante no es el “quién“, sino el “qué” y que se trata de un reto que “es un legado para una generación y eso conformará después los que tengan que ser los actores del ‘quién’, las candidaturas, los protagonistas, antagonistas y los que estarán en segunda fila”.

Una de las ventajas es que cuenta con el apoyo de Podemos. La secretaria general, Ione Belarra, confirmó que la apuesta del partido es que Díaz sea su futuro cartel electoral. El partido morado tienen muy claro que Díaz es la única candidata que puede suplir a Iglesias con solvencia y garantías.

Con el objetivo de, al menos, mantener su actual representación en el Congreso de los Diputado, donde suman 35 escaños, siendo la cuarta fuerza política del Parlamento español.

Todo ello con el soporte de Belarra y la ministra de Igualdad, Irene Montero, las dos cabezas visibles del partido.

La vicepresidenta no mencionó actores políticos determinados, pero también busca recomponer un espacio muy dañado por Íñigo Errejón.

En síntesis, es importante recalcar los tres desafíos a los cuales se enfrenta la Ministra Yolanda Díaz en esta ocasión:

  • Redactar un nuevo programa y crear alianzas con las demás fuerzas con el propósito de ejecutar dicha agenda.
  • Fortalecer e impulsar la democracia participativa e incluir las propuestas de la sociedad española.
  • Salir de los edificios para estar conectada con la realidad social de la ciudadanía.