The news is by your side.

Chile: la ruptura social provocada por el neoliberalismo impulsa a la extrema derecha

José Antonio Kast podría ser el contrincante de Boric en las presidenciales tras la caída de Sichel en las encuestas por su vinculación con Piñera y los Pandora Papers.

Chile se prepara para celebrar las venideras elecciones presidenciales en noviembre del 2021 y el tablero electoral muestra hoy un giro. El pueblo chileno demanda cambios importantes en el sistema político, económico y social.

En el país suramericano hay un escenario de ruptura, un escenario prerrevolucionario y no de continuidad; esto en medio del proceso de elaboración de la nueva Constitución. De allí que el candidato de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric con sus propuestas rupturistas obtenga tanto apoyo.

Boric se presenta como la oportunidad de cambio histórico, que permitiría a Chile acabar con un sistema desigual heredado de la dictadura. El éxito del progresista Gabriel Boric consiste en la ruptura con lo establecido a diferencia de los otros candidatos que se mueven en un escenario de reforma.

El escándalo del presidente Sebastián Piñera en los Pandora Papers generó de forma inmediata una repercusión negativa en la campaña del candidato de Chile Podemos Más, Sebastián Sichel, por su vinculación como presidente del BancoEstado y exministro de Desarrollo Social del actual jefe de Estado.

En Agosto de 2021, el Presidente Sebastián Piñera envía un mensaje de apoyo al candidato Sichel. Garantía de continuidad .Foto: https://www.ilustrado.cl

Por lo  tanto, Sichel es identificado como el candidato para un gobierno de “continuidad” por su innegable vinculación con el mandatario nacional. En la actual campaña, Sichel y Piñera son llamado “los Sebastianes”, adicionalmente su candidatura la sostiene el conglomerado oficialista, que gobierna con la actual administración.

Para ratificar esta relación, se observa a Katherine Martorell, quien integra su comando de campaña y es la ex-subsecretaria de Prevención del Delito; una campañagubernamentalizada”, en palabras del analista Axel Callís.

Adicionalmente, a Sichel se le endosa una serie de errores políticos, no desmarcarse de Sebastián Piñera sino emitir un “tibio” pronunciamiento durante el escándalo de los Pandora Papers. Además, las últimas encuestas indican que en su intento por disputar el centro político no consigue amarrar el voto más derechista.

Como consecuencia, las últimas encuestas arrojaron una mayor preferencia por el candidato presidencial del Partido Republicano, José Antonio Kast, sobrepasando al abanderado de Chile Podemos Más, Sebastián Sichel.

A un mes y medio de las elecciones en Chile, el escenario cambia y se perfila al ultraderechista Kast como el contrincante del candidato de izquierda Gabriel Boric.

Algunos analistas comparan el nuevo panorama de Chile al vivido en Perú, con la particularidad de que José Antonio Kast implicaría una ultraderecha aún más radical que la de Keiko Fujimori.

En 2019, José Antonio Kast posó con el escudo del Capitán América cuando acudió a las oficinas del Servicio Electoral (Servel) para inscribir al Partido Republicano. Foto: https://www.elperiodico.com

Lo de Kast es claramente un “neoliberalismo católico 2.0”, es la nueva vía “teoconservadora neoliberal” chilena. Dicho de otra manera, Kast es el símbolo de un “teo-neo-conservadurismo” en el que se mezclan los relieves religiosos, católicos, y hasta fundamentalistas, pero mucho más radicalizados de lo que habíamos conocido hasta ahora, con el enfoque clásico conservador chileno y con el modernismo económico de Hayek, Friedman y sus Chicago Boys. Jaime Retamal.

Desde la extrema derecha, José Antonio Kast ha elaborado de forma astuta una puesta en escena para intentar atraer al pueblo chileno escondiéndose tras un discurso “nacionalista”. En sus enunciados, muestra un supuesto “interés” en favor de la mayoría social.

El profesor de Filosofía Jaime Retamal, en su artículoEl ´teo-neo-conservadurismo´ de José Antonio Kast” (2017), explica que el actual candidato de extrema derecha “es el símbolo más renovado de una vieja tradición filosófica, cultural y política de la historia de Chile. Esta tradición se renueva, pero no se reinventa totalmente, con el neoliberalismo de Pinochet y los Chicago Boys”.

Al analizar los argumentos expuestos por Kast, el también Doctor en Ciencias de la Educación, Retamal advirtió en 2017 que “lo que llamamos ´te-neo-conservadurismo´ llegó para instalarse con propiedad en el nuevo ciclo político que se abre en Chile”.

Kast plantea una ultraderecha neoliberal “cuyas recetas son ley y orden para afrontar la cuestión social, y desregulación y bajadas de impuestos para afrontar la cuestión económica” tal como refiere el politólogo y jurista Jaime Bordel.

El dirigente de Acción Republicana, José Antonio Kast celebró la victoria del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. Algunos analistas definen a Kast como «El Bolsonaro chileno». Foto: https://www.laizquierdadiario.com

Así como ha hecho en el pasado el conservadurismo en Chile, hoy José Antonio Kast le suma su carácter “pinochetista”. Por ejemplo, entre sus propuestas plantea la creación de una zanja en la frontera para evitar el ingreso masivo de inmigrantes, «hay que dar señales. La zanja no es el centro de lo que queremos hacer, es una señal y que impide la confrontación entre las fuerzas policiales y las personas que quieren entrar a Chile«, afirmó el candidato republicano.

Respecto a las protestas masivas y el decreto del Ejecutivo sobre el estado de emergencia en la Macrozona Sur, el ultraderechista Kast muestra su aprobación, «uno para lograr que se calme la situación, nosotros lo planteamos hace cuatro años atrás ya era tarde«, expresó.

«Llegan tarde y mal. También les señalamos que en algunas comunas de la zona podría haber decretado el toque de queda y evitar que por la noche circulen vehículos que transportan a estos delincuentes y terroristas«, agregó.

Por tanto, se enfrentan dos modelos de país absolutamente antagónicos. José Antonio Kast demostrará su raíz, sus principios políticos de la genocida dictadura militar pinochetista y buscará captar un electorado más centrista (y los socialdemócratas) para así lograr construir mayoría electoral.

José Antonio Kast responderá a un sector específico, a la clase dominante para asegurar la hegemonía, en favor de los intereses de los capitalistas. Se enfocará en las clases sociales que representan las compañías extractivistas, los grupos económicos de Chile, la clase media alta, capas medias, sectores radicalizados por derecha de la juventud.

Por otro lado, desde el campo progresista, su oponente, el actual diputado por Convergencia Social, Gabriel Boric ofrece al país suramericano luchar por los históricos desposeídos, precisamente las mayoría sociales; encarnar los intereses de los y las trabajadoras y romper con el Estado neoliberal.