The news is by your side.

Guillermo Úcar: «La transformación social es imposible sin movilización»

El Secretario General de la UJCE considera que recuperar la movilización es fundamental para el éxito del Frente Amplio de Yolanda Díaz.

Yolanda Díaz es la política de moda, y es dirigente del Partido Comunista de España (PCE), una rarísima conjugación que tiene dos precedentes en Julio Anguita y Alberto Garzón, aunque a este último no se le dio la oportunidad cuando el momento requería.

Hemos querido comentar el escenario político con Guillermo Úcar, Secretario General de las Juventudes del PCE, la Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE), para conocer su opinión sobre la actuación de UP en el Gobierno de Coalición con el PSOE, en cuanto al «Proyecto de País» de Yolanda Díaz y a la actual situación de la izquierda.

¿Cuál es tu valoración de la labor de UP en el Gobierno de Coalición?

Tiene que ser una valoración muy limitada, porque no se trata de analizar la voluntad o no del grupo parlamentario, sino de entender el funcionamiento de un Gobierno dentro de un Estado capitalista, que se encuentra a la vez dentro de un polo imperialista como es la UE. Y a ello hay que añadirle el papel que juega el PSOE en el Régimen del 78.

Se tienen frenos por absolutamente todos los lados: el socio de gobierno, la Justicia, las propias leyes (incluida la Constitución), el marco de la normativa europea, es imposible que realmente se puedan conseguir avances efectivos si todo eso no cae.

¿Se han podido hacer algunas cosas que sirven y son acertadas? Desde luego, pero creo que tenemos que ir más allá. Y no tanto en el ‘’hacer’’ como en el ‘’organizar’’. Como Juventud Comunista, al menos, vamos a centrar esfuerzos en la capacidad de los movimientos en las calles, en ir abriendo un nuevo proceso de cuestionamiento.

¿Qué opinas de la estrategia de Yolanda Díaz de cara al próximo ciclo electoral?

Creo que no puede ser la estrategia de una persona concreta, los hiperliderazgos individuales de momento no han traído nada más que orfandad cuando se acaban. Por otra parte, hay que asumir que la cosa está todavía en pañales.

El planteamiento de los ‘’frentes amplios’’ es acertado si se hace desde una premisa avanzada, desde algo más que un simple programa electoral. Y eso implica que la conformación de espacios no puede ser única y exclusivamente institucional.

Uniéndolo a la pregunta anterior, si queremos que caiga el Régimen del 78 y todos sus hilos necesitamos algo más que un buen resultado electoral. Dicho esto, nos encontramos en un contexto de debilidad del tejido popular y de escasa movilización. Va a ser difícil a día de hoy que se puedan construir grandes espacios de organización. Tenemos trabajo por delante primero.

¿La izquierda debería retomar el impulso a las movilizaciones en las calles?

Nunca debería haberse abandonado. Ahí hay una de las grandes conclusiones que deberíamos sacar de los últimos años. La transformación social es imposible sin la clase trabajadora organizada y consciente, se tengan los escaños que se tengan. Ejemplos históricos tenemos demasiados.