Natalie Roque: “Ya tenemos claros indicios de intentos de boicot al proceso electoral en Honduras”

La militante de LIBRE, precandidata a Designada Presidencial, avisa del fraude electoral que prepara la continuación de la dictadura de cara a los comicios de noviembre.

Honduras es una nación en la que el líder del poder ejecutivo, Juan Orlando Hernández (JOH), se presentó a las pasadas elecciones aunque la constitución lo prohíbe taxativamente. Existe una concentración de poder que permite al mandatario usar la justicia como mejor le convenga.

Esta situación existe por el golpe de estado que EEUU y la oligarquía hondureña le dieron al expresidente Manuel Zelaya en 2009. Roberto Micheletti se puso al frente de la dictadura que sustituyó a la democracia, y organizó unas elecciones cuyo resultado fue reconocido por la Comunidad Internacional, deseosa de la reapertura de fronteras para que pudiera continuar con normalidad el intercambio comercial.

Dos caras diferentes después, la dictadura continúa. En 2013 hubo un fraude electoral que impidió la victoria de Xiomara Castro de Zelaya, y en 2017 otro que robó las elecciones a Salvador Nasralla, ambas candidaturas de LIBRE, la oposición al régimen que se sustenta en el Partido Nacional (PN) y Partido Liberal (PL).

En el presente año 2021, se celebrarán elecciones generales durante el mes de noviembre, y las sospechas de la perpetración de un nuevo fraude electoral no han disminuído. “No solamente es un temor, sino que ya en este momento tenemos claros indicios de intentos de boicot al proceso” advierte la precandidata a Designada Presidencial de LIBRE Natalie Roque, que añade que existe la creación de una “manipulación consistente en la generación de diversos escenarios que van a torpedear el proceso electoral“.

Pese a los esfuerzos de la izquierda por recomponer parte de la institucionalidad de Honduras, para garantizar que la voluntad popular se pueda expresar sin cortapisas y se respete, “ha sido muy difícil“, reconoce la militante de LIBRE, que concreta: “no se han logrado las reformas electorales plenas, no se han cumplido los compromisos que se vienen arrastrando desde hace más de 5 años, con mediaciones internacionales“.

Al no existir penalizaciones por incumplir los acuerdos adquiridos con instituciones internacionales como la ONU, la dictadura no lleva a cabo cambios que puedan poner en peligro su perpetuación en el poder.

Es claro que la ocupación de la presidencia por parte de JOH no solamente es producto de un golpe de estado consecuencia de la inconstitucionalidad, ya que se postuló luego de haber ejercido la presidencia de la República, algo que está prohibido constitucionalmente, sino que también es un golpe electoral más que evidente. Natalie Roque.

La activista social pone como ejemplo “el caso del ocupante del ejecutivo“, del que considera que “es claro que su ocupación de la presidencia no solamente es producto de un golpe de estado consecuencia de la inconstitucionalidad, ya que se postuló luego de haber ejercido la presidencia de la República, algo que está prohibido constitucionalmente, sino que también es un golpe electoral más que evidente“.

Sobre esto último Natalie Roque explica lo que ocurrió en 2017, “un sistema de transmisión de votos electrónicos que falló mas de 600 veces, múltiples vídeos de conteo de votos con papeletas en blanco y sin dobleces. Fueron tantas las evidencias que las misiones internacionales declararon que era muy cuestionable y totalmente dudoso ese resultado“.

Comentarios