Elecciones en Madrid (II): el nuevo cerrojo del Régimen del 78

Los resultados de Más Madrid, impulsan a Más País como nuevo cerrojo de seguridad de las puertas del Régimen del 78. Un papel que antes desempeñaron Nueva Izquierda, UPyD y Cs.

Durante la mayor parte del actual Régimen del 78 que gobierna España desde ese año del pasado siglo, existe un bipartidismo que funge como los pilares del mismo. Para representar a la mayoría social, uno de ellos tiene una apariencia de centro derecha (PP) y el otro de centro-izquierda (PSOE).

El conservador, se proyecta desde sus medios de comunicación como moderado, y desde las informaciones publicadas desde los medios progresistas, como extremo, para acaparar todo el voto de la derecha, desde la moderada hasta la radical. Lo mismo sucede con la organización que hoy lidera Pedro Sánchez.

Sin embargo, ambas formaciones, con pequeñas diferencias en lo social, están comprometidas con las decisiones que se tomaron durante La Transición, el proceso por el que se pasó desde la dictadura a la actual democracia. En España, al contrario que en otras naciones europeas en las que gobernó el fascismo, no hubo ruptura con el régimen franquista, que pilotó el proceso histórico.

A causa de ello, ambos partidos cierran filas con la monarquía impuesta por el golpista Franco; sostienen las reformas laborales aplicadas por el otro además de la revisión neoliberal del artículo 135 de la Constitución, por el que se mantiene el poder del IBEX 35 cuyos integrantes, en su mayoría provienen de la etapa franquista.

En determinadas ocasiones, la oposición al Régimen del 78 crece de tal manera que podría sustituir al PSOE como alternativa al PP, lo que terminaría consistiendo en un gobierno que aplicase el discurso de izquierda cuando es gobierno, en vez de usarlo simplemente en campaña electoral.

Frente a ello, el bipartidismo español ha ido creando alternativas que ayudasen al PSOE a contener dentro de los márgenes del sistema el voto rupturista. La irrupción de Podemos en 2014 resquebrajó el bipartidismo en el sentido que los dos principales partido ya no obtenían tanto caudal de voto, pero no logró sustituir al PSOE como líder del campo progresista, ni con su unidad con IU.

Desde el pasado año 2016, en el que Unidos Podemos se quedó a unos escasos 200.000 votos de lograrlo, el bipartidismo se ha ido recuperando. Gracias a que la última organización creada para sostener tanto al pilar izquierdo del Régimen del 78 como al derecho –Ciudadanos, la versión 2.0 de UPyD-, le sirvió para recoger el voto de castigo y para asegurar la gobernabilidad.

Sin embargo, con los naranjas ya amortizados, como se observó en Madrid el pasado 4 de mayo -el PP absorbió el voto de castigo contra su corrupción institucional que recogió Cs-, pero con Unidas Podemos sin desaparecer, y en el gobierno, el sistema español necesita un nuevo cerrojo que asegure las puertas.

Más País, que parecía hundido tras las últimas elecciones generales, ha conseguido dar el sorpasso al PSOE -por los pelos-, impactando en el escenario político estatal con fuerza.

Ahora, los de Íñigo Errejón, han aprovechado el impulso -los medios de comunicación que han realizado una campaña mediática de alto impacto contra UP, han tratado con suavidad a los verdes-, para recuperar su anteriormente fracasada agenda de articular a partidos y movimientos progresistas de diferentes regiones de España en su órbita.

Con ello anhelan liderar una coalición de apariencia progresista pero de agenda neoliberal, siguiendo el ejemplo de Los Verdes europeos y su apuesta por el capitalismo verde, que dispute el voto de izquierdas -que no atrape el PSOE- con la UP de Yolanda Díaz.

Como se ha observado en las elecciones de Madrid, y en las pasadas generales, MP cuenta con el apoyo de los mismos medios de comunicación del Régimen del 78 que se han prestado a una demolición mediática de la figura de Pablo Iglesias.

(Visited 1 times, 1 visits today)