Heinz Bierbaum: “El capitalismo verde no es viable”

El sociólogo y economista alemán considera que el modelo de producción del capitalismo lo hace incompatible con el ecologismo.

El sistema capitalista, hoy en fase neoliberal para permitir la profundización de la globalización, se caracteriza por fagocitar los movimientos que se le oponen, para asimilar su discurso, aplicar de manera superficial e inocua algunas de sus reivindicaciones, y así poder eliminarlo.

Una cuestión que ha sucedido con el ecologismo. El capitalismo ha sido capaz de crear referentes como Greta Thunberg y Al Gore, que señalan con un lenguaje más o menos radical -para captar al grueso del movimiento- y una pose rebelde algunas consecuencias del modelo consumista.

Este modelo necesita explotar recursos a un ritmo tan rápido que la Naturaleza no es capaz de reponer, ni tampoco de recuperarse por cierto tipo de explotaciones y de procesos de elaboración.

Así, los referentes pueden señalar el calentamiento global apelando a los sentimientos con imágenes de animales expulsados de su hábitat, o mostrar grandes vertederos que contaminan lagos, llamando a la concienciación, lo que permite desplazar la culpa desde las grandes empresas a la ciudadanía, que reciclará como forma de calmar su conciencia, olvidando que el problema permanece porque quienes más contaminan no son cuestionados.

Sobre estas cuestiones se ha pronunciado Heinz Bierbaum, sociólogo y economista alemán, presidente del Partido de la Izquierda Europea (PIE). Sobre si considera que es viable el llamado capitalismo verde, responde tajante “no lo creo“, y señala la principal diferencia con los verdes europeos, “ese es el error de los verdes, que creen que se podría construir un capitalismo verde. Apuestan por la modernización ecológica del desarrollo capitalista“.

Heinz descarta desde el principio la opción, “sencillamente no es posible transformar el capitalismo a uno que respete los retos ecológicos, porque se basa en la producción constante de productos para el consumo, muchos de ellos no los necesitamos. La naturaleza, como ya lo vemos, no es capaz de responder ante ello. Los recursos se acaban, la tierra se contamina, muchas especies de animales se extinguen y nuestras condiciones de vida empeoran“.

Por ello, el dirigente de la izquierda considera que “tenemos que cambiar el sistema. Por eso es muy importante la transformación social ecológica del modelo económico, es decir, debe haber una industria verde que respete los desafíos ecológicos y a la vez, también, a los agentes sociales“.

Heinz Bierbaum se atreve a emplear un lenguaje que la izquierda no suele usar en los últimos años, más por una cuestión de pérdida de hegemonía que por cambio de principios.

Explica que “pensamos que es muy importante la combinación entre la dimensión social y la dimensión ecológica para conseguir la ruptura en favor del ecologismo. No es posible en el marco de la política neoliberal, del desarrollo capitalista, por lo que tenemos que tener una perspectiva socialista para poder afrontar los desafíos ecológicos como el cambio climático. “No cambiemos el clima, cambiemos el sistema” es el slogan justo“.

Considera el sociólogo y economista alemán que la pandemia ha jugado en contra de los movimientos socialistas que apuesta por la protección del medio ambiente, “tenemos una situación muy contradictoria, todo está dictaminado por la pandemia, pero la gente sabe muy claramente que la política dominante hasta ahora no es capaz de afrontar esta crisis, por eso hay una situación muy insegura“, asevera.

Pese a esa situación Heinz Bierbaum observa una ventana de oportunidad, “para la izquierda la situación que tenemos ahora ofrece unas posibilidades de victoria, pero tenemos que luchar en esa dirección hacia otra política. Vemos una posibilidad de presentarnos como una fuerza alternativa para superar el actual sistema y aplicar otro que integre el respeto por la naturaleza como valor fundamental“.

(Visited 1 times, 1 visits today)