La inevitable proclamación de Pedro Castillo en Perú

Más de 40 días después de la segunda vuelta, la Junta Nacional Electoral proclama a Pedro Castillo como presidente de Perú.

Después de casi dos meses de realizarse la segunda vuelta en Perú, la Junta Nacional Electoral proclamó a Pedro Castillo como Presidente. Horas antes, la hija del exdictador Alberto Fujimori y su principal contrincante Keiko Fujimori, reconocía los resutados.

Anuncio que cumpliendo mis compromisos asumidos con todos los peruanos y con la comunidad internacional, voy a reconocer los resultados porque es lo que manda la Ley y la Constitución que he jurado defender. Keiko Fujimori.

El maestro ahora se enfrenta a nuevos retos, entre ellos, demostrar a un país que se mantiene a la expectativa de si podrá cumplir con sus promesas electorales. La principal de ellas es la activación de un proceso constituyente para el Perú.

Las condiciones objetivas son totalmente adversas. El poder económico del Perú ya ha promovido el ascenso del dólar, poniendo en peligro un control de la variable monetaria que se sostuvo por más de 20 años.

Por otra parte, la correlación de fuerzas políticas en el Congreso favorece a Perú Libre. Pero todavía sumando el apoyo de Juntos por el Perú, no le garantiza la mayoría necesaria para impulsar los cambios que se propone.

El retraso a la proclamación oficial

Hay un gran descontento por parte de la gente que ha votado por Pedro Castillo”, afirma Carrillo respecto a la alta expectativa por el acto de proclamación.

Expertos consultados por la prensa peruana, aclaran que ya las vías judiciales que tenían Keiko Fujimori y su partido Fuerza Popular estaban agotadas.

Sin embargo, las dilaciones por parte de algunos integrantes del JNE persistían, retrasando lo que ya se considera inevitable. El ascenso al poder de la izquierda peruana.

Las movilizaciones

Karen Carrillo aclara que las movilizaciones por parte de los simpatizantes de Perú Libre se han mantenido. “Son permanentes, justamente este día martes 20 en Arequipa y a nivel nacional se va a salir en apoyo a Pedro Castillo, el apoyo es permanente a pesar de los intentos de la derecha de desprestigiarlo”.

Estos intentos de desprestigio giran en torno a acusaciones de corrupción contra Castillo. El objetivo sería empañar la carrera electoral del docente de Cajamarca que ganó sorprendiendo a candidatos y candidatas con trayectorias políticas más reconocidas.

Las acusaciones contra Pedro Castillo ni tienen ningún fundamento y en ese sentido la población cree en este nuevo partido”, declara Karen Carrillo.

El asunto económico

Algunos indicadores se alteraron con el sorpresivo triunfo de Castillo. La campaña contra Pedro Castillo y Vladimir Cerrón, sembró miedo entre el sector empresarial que a pesar de no estar unánimemente a favor de Keiko Fujimori, sí comparten el temor al comunismo promovido por los medios de comunicación.

La bolsa de valores de Lima cayó un 7,7% en cuanto se dieron a conocer los primeros resultados después de la segunda vuelta. El comportamiento del dólar también se vio alterado con un ascenso del 2%.

A pesar de que no se trata de modificaciones dramáticas en los indicadores económicos. Estos movimientos conforman un síntoma de rechazo del sector financiero a la posibilidad de que la izquierda gobierne el Perú.

Como resultado de estos estremecimientos, Castillo planteó la continuidad de Julio Velarde al frente del Banco Central de Reserva del Perú (BCR). Casi al mismo tiempo, la administración de Joe Biden reconoció la transparencia de las elecciones peruanas dejando a un lado los reclamos de Keiko Fujimori.

Dudas para la izquierda

Pedro Castillo fue una sorpresa para los medios que desde el inicio atacaron a Verónika Mendoza. La clara representación de la izquierda giraba en torno a la propuesta de Juntos por el Perú. Sin embargo, cuando Castillo ganó en primera vuelta, diversas tendencias se unieron, incluyendo a Mendoza.

Pero no se trata de una unidad sólida. La izquierda encontró el camino para llegar al poder, pero la ruta hacia la consolidación de alianzas para lograr ciertos niveles de gobernabilidad pueden pasar por acuerdos con la derecha.

Esta posibilidad ya genera desconfianza en algunos sectores de la izquierda que no ven positivamente, la permanencia de Velarde al frente del BCR por anuencia de Pedro Castillo.

Perú Libre tiene 37 de los 130 Diputados al Congreso y alcanza los 42 en alianza con Juntos por el Perú. De no conseguir alianzas con el resto de las bancadas el futuro del gobierno de Pedro Castillo se tornaría incierto. 

Los primeros meses son clave

Con esa correlación de fuerzas podría abrirse la puerta a un golpe parlamentario si se impulsaran los cambios prometidos, como la constituyente.

Existe un inciso en la Constitución del Perú donde por incapacidad moral el Congreso puede destituir al Presidente, así se han bajado 4 presidentes”, señala Cesar Robles, escritor y periodista peruano.

En efecto, el numeral 2 del artículo 113 de la Constitución del Perú, otorga facultades al Congreso para destituir al Presidente de la República.

Esta facultad le dio la oportunidad a este Órgano de destituir a José de la Riva Agüero, Guillermo Bollinghurst, Alberto Fujimori y más recientemente, Martín Vizcarra.

Los primeros movimientos tácticos de Castillo, indican su disposición a aliarse con sujetos políticos no tan cercanos a Perú Libre. No obstante, el presidente electo de Perú desmiente cualquier nombre señalando que son “trascendidos y especulaciones”.

Existen muchas interrogantes, si no hay inconvenientes de aquí a diciembre podría estabilizarse“, opina César Robles en cuanto a las condiciones de gobernabilidad para Pedro Castillo.

Apoyo internacional

Tras la proclamación de Pedro Castillo por parte de la Junta Nacional Electoral, como presidente del Perú, diversas fueron las expresiones de apoyo y felicitaciones de diferentes países:

  • México

  • Argentina

  • Venezuela

  • Bolivia