The news is by your side.

Teresa Rodríguez, tras su lío con UP, llama a la puerta de Yolanda Díaz

Andalucía es una entidad territorial clave para las elecciones generales, así que recuperar el voto y unificar la izquierda allí es imprescindible. Por ello, Teresa Rodríguez dispone su liderazgo para acercarse al Frente Amplio de Yolanda Díaz.

Para que Yolanda Díaz logre consolidar un Frente Amplio bastante fortalecido y presente una plataforma de izquierda capaz de vencer al PSOE, es clave que encuentre aliados en Andalucía.

Por ello, no se puede pasar por alto la figura de Teresa Rodríguez, quien es líder de Adelante Andalucía, la misma que ha comentado que contempla con «curiosidad» y «esperanza» la iniciativa de la Ministra.

No obstante, aún hay muchos arquetipos y paradigmas que derribar, así como malas experiencias pasadas que atacar.

La unidad de la izquierda en la entidad se encuentra más que rota, si bien no es imposible buscar la reintegración del proyecto, no será tan sencillo.

Tampoco hay avistamientos de que se pueda estar gestando algo en particular, así que la mayoría de los militantes y funcionarios de este bloque lo ven como un acuerdo lejano.

Sin embargo, pensando en los próximos comicios electorales que se celebrarán en el plano nacional de España, es imprescindible ir alistando las fuerzas desde ahora.

Cuánta más preparación y antelación, es mucho mejor, y es perfectamente visible como la Vicepresidenta ha ido escalando con un efecto efervescente en la ciudadanía.

Por otro lado, está el hecho de que Rodríguez se muestra entusiasmada por el nuevo proyecto político de Díaz, a la vez que se mostró dispuesta a colaborar.

Todo esto para «buscar soluciones colectivas» a «problemas complejos» desde su espacio propio en Andalucía, donde es necesario comenzar a reactivar el movimiento de la izquierda.

Aún más tomando en consideración que la derecha ha estado más articulada, aprovechándose del momento de «debilidad» que está pasando dicho sector.

Al mismo tiempo, la parlamentaria señaló que ve con buenos ojos y le es «interesante» el acto que se realizó en Valencia con la Vicepresidenta Yolanda Díaz.

Puesto que ella habló de «caminar juntas» desde la diversidad para hacer «buena política» y mostró receptividad ante su discurso, lo cual se podría presagiar como un punto positivo.

De ahí que, Rodríguez expresó que «cualquier iniciativa que vaya orientada a poner común políticas de cambio es interesante para hacer un seguimiento«.

Ya que tiene presente que «todo lo que sea espacio de negociación para cambiar la realidad de Andalucía nos interesa«.

Además, hizo el paréntesis cuando añadió que llegar a un acuerdo permitiría facilitar la derogación de la reforma laboral, porque la entidad es «la que más sufre la precariedad«.

Todo esto sintetizado en su «nos interesa apoyar políticas valientes, se hagan donde se hagan pero que se lleven hasta el final«.

La fragmentación no puede permanecer 

Teresa Rodríguez también comentó que le preocupan los efectos que pueda tener sobre el votante la fragmentación de la izquierda andaluza.

En el marco de la abstención en las elecciones del año 2018, donde se originó la formación de un Gobierno del PP con Ciudadanos, apoyado en la extrema derecha.

Por ello, hizo hincapié en que «cualquiera que respete la necesidad que tiene Andalucía de representar y que esté en nuestro espectro ideológico, y Yolanda lo está, podrá hablar con nosotros de tú a tú, tendrá en nosotros un aliado, por lo menos, una mesa donde sentarse y hablar«.

De ahí que, las intervenciones realizadas por la líder de AA son bastante esperanzadoras y extienden la mano para que la Ministra decida si corresponder o no.

Esta receta sería un punto fuerte y a favor que podría utilizarse para el beneficio de todos por igual, donde también se impulsen los intereses de su electorado.

Puesto que, no solo significan una de las entidad claves al momento de unas elecciones generales, sino que también responde al proyecto de escucha de Díaz.

Rodríguez continuó una de sus declaraciones con unas palabras bastante relevantes y que tal vez hicieron retumbar a la derecha al pensar que sean posibles.

«La unidad no consiste en destruir todo lo que no sea yo. Ese parece el concepto que tienen algunos de unidad, me parece muy llamativo que, desde Madrid, Yolanda Díaz esté llevando un proceso de frente amplio«, expresó.

«De hablar con todo el mundo, de buscar un reencuentro de quienes estuvimos en el mismo proyecto político«.

Sin embargo, habrá que observar de qué manera se lleva a cabo esta posible interacción entre las políticas de izquierda y si hay un consenso.

 

El impulso de la ruptura

Al final, las malas relaciones entre Pablo Iglesias y Teresa Rodríguez acabaron en una ruptura, que supuestamente era «cariñosa y empática«, lo cual no resultó ser así.

El detonante de la división de la izquierda pudo haber sido el pacto de gobierno de Unidas Podemos y el PSOE para la formación de un gobierno de coalición al que Teresa Rodríguez siempre se opuso.

Además, la dirección del partido había reclamado siempre un modelo de partido más descentralizado.

Que permitiera formar en Andalucía una fuerza con personalidad propia y autonomía política y financiera, algo que buscó desesperadamente, desviándose de los objetivos generales de la coalición.

A su vez, los vínculos entre entre los diputados fieles a Teresa Rodríguez y los de IU se fueron deteriorando debido a las continúas discrepancias.

Rodríguez se «atrincheró» y en el proceso de recuperar el liderazgo de la izquierda en Andalucía, olvidó el acuerdo de Izquierda Unida.

Así como también afianzó su control absoluto sobre la imagen, el discurso y la opinión pública de AA para verse aún más «definida» políticamente.