Se agotó el narcosistema colombiano

La reforma tributaria es la gota que colmó el vaso en Colombia. Por ese motivo, retirarla junto con la dimisión del Ministro de Hacienda no ha desmovilizado las protestas.

Para algunos, el origen de las protestas en Colombia se centra en las medidas económicas y tributarias que iba a imponer Duque a la sociedad colombiana. Sin embargo, como muy bien lo explicó Inna Afinogenova en su último “Ahí Les Va“, “eso no fue más que la gota que derramó el vaso“.

60 años de guerra interna, falsos positivos, masacres, desapariciones, desigualdades, injusticias, y sobre todo, la entrega de la dignidad de un país tan grande y glorioso a los intereses norteamericanos.

Cambio de época en Colombia

Colombia significa mucho para los venezolanos, aunque los gobiernos neogranadinos siempre intenten hacernos daño de alguna manera. El pueblo colombiano pobre y humilde sufre igual que toda Latinoamérica.

Quizás había estado más aletargado, manipulado por los medios de comunicación, por el fútbol, las religiones, la propaganda anticomunista permanente y los grandes errores de las izquierdas colombianas, que siempre han estado profundamente fracturadas y alejadas de la gente. Eso al parecer cambió en los últimos años.

La propuesta de la Colombia Humana sin duda rompió la historia de ese país, y se convirtió en la ruta electoral y democrática de las grandes mayorías oprimidas. Sin embargo, las elecciones fueron fraudulentas, y una vez más la narco oligarquía le robó el futuro al pueblo colombiano.

Así como en el pasado se lo robaron a fuerza de balazos, cuando asesinaron a Gaitán y a los miles de dirigentes políticos y sociales a lo largo de dos siglos de traiciones. Así que, en resumen, las protestas no son otra cosa que la rabia y la frustración contenida de toda una sociedad que ha sido ultrajada.

Venezuela y Colombia ¿Comparables?

No se puede comparar lo que ocurre en Colombia con lo que sucedió en Venezuela en 2014 y 2017. Son dos procesos totalmente distintos. Si se observan con detenimiento, no hay que tener más de dos dedos de frente: las protestas colombianas no se concentran en las zonas ricas de las ciudades, como ocurrió aquí, recordemos que las protestas en Venezuela se concentraron principalmente en el municipio Chacao.

Otra diferencia es que los reclamos en Colombia son contra el uribismo y la violencia del narcoestado colombiano. En Venezuela “las protestas” obedecían a un guión bien elaborado en el Pentágono por el que diariamente se emitían las orientaciones a los manifestantes, mientras avanzaba una agenda para derrocar por cualquier vía al gobierno legítimo de Venezuela, asimismo, por cada manifestación violenta de la derecha, había 10 movilizaciones masivas en defensa de la Revolución Bolivariana, ¿dónde están las manifestaciones en defensa del Uribismo? Sencillo, no existen.

Otro elemento, es que en Colombia no han quemado seres humanos por parecer pobre y ser de piel oscura. Además, el lenguaje de odio está muy disminuido en relación con los enfermos psiquiátricos que tenemos en Venezuela.

Entonces, quieran o no, estén de acuerdo o no, el origen de las protestas es muy distinto. Aunque los métodos de lucha callejera son similares. ¿Por qué lo son? Porque esos son los métodos de lucha de las izquierdas. Solo que en Venezuela, las vanguardias fascistas las tomaron como suyas, hasta que el pueblo chavista respondió.

elestado.net no tiene por qué compartir todo el contenido que se publica en su sección de opinión.
(Visited 1 times, 1 visits today)