Ecuador: el campo progresista busca nuevos liderazgos

El campo progresista en Ecuador está en la tarea de buscar nuevos liderazgos que una a la izquierda de cara a las próximas elecciones.

La derrota del campo progresista en Ecuador deja varias interrogantes. Con el exilio de Rafael Correa, y las condenas a prisión de Jorge Glas. Andrés Arauz, quien había conducido desde su candidatura presidencial a la Revolución Ciudadana, brindó esperanzas de asumir este rol protagónico a pesar del revés electoral.

No es un final, es el comienzo de una nueva etapa para reconstrucción del poder popular”, afirmó Arauz cuando reconoció el triunfo de Guillermo Lasso.

Aseguró también que la tarea próxima sería la de “tejer los vínculos de la unidad”, por el bien de los ecuatorianos.

Un mes después, Arauz renunciaba a ese liderazgo. Luego de haberse retirado a México, Arauz anunció que dimitía de la presidencia de Fuerza Compromiso Social (FC Social). Entre los motivos de Arauz estaba la culminación de sus estudios de Doctorado, y la atención de la salud de su familia.

Su compañero de formula en las presidenciales, Carlos Rabascall se mantuvo activo en las redes acompañando y agradeciendo a los sectores que le apoyaron. Volcado con preferencia hacia la juventud, realizó diversos encuentros virtuales.

Raisa Corral asume y anuncia asamblea general

La dirección del Partido FC Social optó por encargar el liderazgo a una mujer. Raisa Corral asume el liderazgo del partido y anuncia la convocatoria de Asamblea Nacional de este movimiento.

El objetivo será acordar nuevos elementos que unifiquen en un partido a los simpatizantes del progresismo y de la Revolución Ciudadana de Rafael Correa.

Sin un partido propio, en medio de una persecución que no permitió participar a nuestro líder histórico Rafael Correa, con gran parte de nuestra dirigencia en el exilio, obtuvimos el 48% de los votos y somos la primera fuerza en la Asamblea Nacional”, afirmó Victoria Desintonio como Secretaria Ejecutiva de FC Social.

A propósito de ello, Mónica Palacios, asambleísta nacional, informó en exclusiva a elestado.net que “nosotros como Revolución Ciudadana estamos trabajando nuestro nuevo partido que se llama Compromiso social, en el cual tendremos un primer evento el día 28 de agosto, donde elegiremos a las nuevas dignidades”.

El progresismo en incertidumbre

Al no cesar la persecución de la izquierda, y al comenzar a darse signos de incumplimientos en este sentido por parte de Guillermo Lasso. El campo progresista confronta diversas dificultades a través de individualidades.

Rafael Correa, El Mashi, como es conocido por sus seguidores, se mantiene vigente desde Bélgica. Pero las demandas de justicia para Jorge Glas no han sido atendidas. Así como otros asuntos de interés para los ecuatorianos.

Las tasas de interés no bajan, la economía sigue en serios problemas. La vacunación contra el COVID-19 es muy lenta, y el malestar de las mayorías vulnerables crece.

Por otra parte, surgen nuevos escándalos por corrupción, pero esta vez toca la puerta de las autoridades apoyadas por Lenin Moreno. Es el caso de Pablo Celi, excontralor de la República, investigado por corrupción por solicitud apoyada por la bancada de UNES.

A pesar de la aparente dispersión, la simpatía por la Revolución Ciudadana permanece. “La Revolución Ciudadana sigue vigente como proyecto político que debe perfeccionarse y continuar hasta su consagración definitiva”, afirma Carlos Martin, analista político ecuatoriano.

La iniciativa de Carlos Rabascall

A partir de mediados de julio continuaremos recorriendo el país conversando dialogando, escuchándolos. Seguiremos construyendo juntos todas esa propuestas que requiere el país”, anunció el ex candidato a vicepresidente del Ecuador y compañero de formula de Arauz, Carlos Rabascall.

Rabascall asumió la candidatura junto a Arauz después que el CNE prohibiera a Correa participar.

La orientación de Rabascall es de centro izquierda, su discurso es mucho más moderado que el de Arauz y Correa, pero tiene buena receptividad sobre todo en el público joven y la clase media.

Sin embargo, su recorrido no es avalado por Revolución Ciudadana, que apuesta por construir de una vez por todas un sólido partido que le permita consolidar nuevas victorias.

Dirigentes reconocidos como la asambleísta Mónica Palacios, aseguran que el recorrido de Rabascall se trata de una iniciativa individual que no responde a las directrices de la Revolución Ciudadana.

Los próximos retos

Entre los próximos desafíos para la Revolución Ciudadana. Está el de lograr la movilización de sus simpatizantes para la próxima Asamblea Nacional de Fuerza Compromiso Social.

Además de la demostración de fortaleza en medio del escenario adverso, está la posibilidad de otorgar suficiente legitimidad a las líneas del partido y sus nuevas autoridades.

Por otra parte, apoyar la labor de la bancada de UNES como oposición democrática a las políticas neoliberales, y a la persecución judicial que se mantiene contra el progresismo, conforma otro de los retos.

La unidad, un asunto que para la izquierda es sumamente complejo. Esa unidad en la diversidad, también es una meta que de alcanzarse haría irreversible el avance del progresismo en Ecuador.

Estamos como un ejército sin general pero pronto se despejarán las dudas”, afirma Carlos Martín.